Tratamientos especiales para el autismo

Según el ministerio de Sanidad y Consumo del Estado Español y el Instituto de Salud Carlos III de Madrid, no existen medicamentos específicos que influyen directamente en los síntomas del autismo. Asimismo, se administra medicación psicotrópica a una parte significativa de este colectivo, entre un 30 y un 50%, con la esperanza de conseguir que su efecto les permita participar y beneficiarse de otras terapias (conductuales, cognitivas, pedagógicas, psicosociales y lúdicas) para mejorar su calidad de vida.

La dieta

Una dieta ajustada al paciente, una ingesta suficiente de agua, la dosis de aceite de lino o de citrato de magnesio y el suero marino por vía oral o rectal pueden ayudar en gran parte a una correcta digestión. Per tanto, es imprescindible establecer una dieta cumpliendo los siguientes requisitos:

Para empezar el proceso de desintoxicación, la dieta tiene que ser biológica, es decir, libre de: colorantes, conservantes, pesticidas, metales pesados, antibióticos, hormonas, cortisonas, dioxinas, etc.

 

La dieta tiene que estar libre de gluten, caseína y soja para evitar que los péptidos presentes en estos productos puedan reaccionar con los receptores morfínicos y mantener al paciente en una situación de desconexión. 

 

La dieta debería estar privada de todo tipo de azúcares, como el azúcar refinado, el de caña, la miel, la fructosa y la sucralosa, entre otros. Un problema crónico que sufren estos pacientes es la infección intestinal por hongos, especialmente por cándidas. Se debe a que, con la expulsión de tóxicos, éstos cambian las características del contenido intestinal y, por tanto, favorecen el aumento de hongos.

 

Además, según las características personales del paciente, sería recomendable que la dieta estuviese libre de oxalatos ya que se ha demostrado que una dieta baja en oxalatos es realmente efectiva tanto en la curación del intestino como en la mejora de los signos cognitivos y motores de estos pacientes.

Tratamiento intestinal

En un niño con problemas de desarrollo, es imprescindible un buen diagnóstico del funcionamiento intestinal ya que de esta manera se mejorará notablemente la digestión y la absorción. Con la aplicación de la dieta biológica, se pueden reducir e incluso eliminar las afecciones siguientes:

La disbiosis intestinal, es decir, el desequilibrio de la flora bacteriana, que puede estar causada por la presencia de parásitos, de bacterias patógenas o bien de hongos intestinales.

La falta de acidez intestinal, causada por un déficit de enzimas digestivas, como de amilasas, proteasas o lipasas. Esta carencia puede ser corregida con la introducción de cinc y de ácido hipoclorhídrico.

El reflujo gástrico, que se puede eliminar con el uso de Urocholine y la privación de agua durante las comidas y la digestión.

Para modular la respuesta inmunitaria y mejorar la integridad general de las mucosas, sería interesante el uso de nutrientes ortomoleculares como la vitamina C, vitamina A, omega 3, L-glutamina o bien minerales como el cinc, calcio y magnesio, complementados con el plasma marino por vía oral o nasal.